sábado, 16 de agosto de 2008


de la República del Paraguay.

Fernando Lugo asumió ayer la presidencia de la República, puso fin a 61 años de coloradismo e inició una nueva página en la historia del Paraguay. De camisa, sin saco y corbata y calzando una sandalia franciscana, con voz potente y firme, juró fidelidad a Dios y a la Patria. Delineó algunos criterios que marcarán la senda de su administración. Habló de conjugar honestidad y austeridad, y aseguró que “terminó el Paraguay exclusivo para algunos, secretista y con fama de corrupción”. Prometió ser implacable con los ladrones del pueblo.

Nenhum comentário: