quinta-feira, 9 de outubro de 2008

La artista boliviana Cecilia Wilde presentó en Rusia e cautivó


La artista boliviana que cautivó a Moscú
La paceña Cecilia Wilde presentó en Rusia 23 cuadros de una colección que denominó De Jalq’a a Calamarca, caminos andinos, que fue expuesta en la galería Novy Manezh. La obra reflejó dos momentos históricos en la región andina del país





Artista. Cecilia Wilde con uno de sus trabajos que reflejan la llegada de los españoles



EL DEBER http://www.eldeber.com.bo/brujula/2008-10-04/nota.php?id=081003205041

Rusia aplaudió a la artista paceña Cecilia Wilde, que cerró en Moscú una exitosa presentación de su última colección de obras denominada De Jalq’a a Calamarca, caminos andinos. La exposición fue presentada al público en el Novy Manezhruso, una de las más prestigiosas galerías de ese país.
Cecilia mostró 23 lienzos que reflejaron dos etapas distintas de Bolivia: una, la llegada de los españoles a estas tierras y, la otra, lo ancestral, ese respeto a los dioses que caracteriza a la región andina. Cada trabajo tiene textos traducidos al ruso, que orientan al visitante lo que quiere reflejar cada cuadro.
Para la autora, sus lienzos relatan que antes de la llegada de los españoles a América, los pueblos andinos originarios poseían un fuerte sentimiento de religiosidad, con su propia visión del mundo. La interpretación de los fenómenos naturales, los ciclos de las estaciones y su relación con la vida y la muerte.
Estas creencias, en un principio vinculadas con el culto a los ancestros y a las deidades indígenas, fueron penetradas por la religión cristiana que trajeron los conquistadores españoles.
A fines del siglo XVI y principios del XVII nació en los Andes una interpretación artística original de los modelos europeos. Así, el arte fue utilizado como un medio visual de adoctrinamiento.
Junto con las obras de arte de España, Flandes e Italia, llegaron también artistas europeos con la misión de enseñar y crear talleres, introduciendo nuevas técnicas pictóricas, dando curso a la creación de un arte adaptado a la realidad circundante y que simplificó mucho la virtuosa técnica europea y la meticulosidad de la simbología cristiana, con el objetivo de convertirse en una herramienta más de la evangelización de los pueblos originarios.
Empero, aunque se alcanzó cierta simbiosis, la fuerza de las creencias originarias nunca perdió su esencia y hoy pervive con todo su esplendor. Es así que para ilustrar esta visión, Cecilia presentó al público ruso una interpretación libre de los Ángeles y Arcángeles de Calamarca.


La explicación de los ángeles se remonta a los escritos del siglo V, que enumeran las jerarquías angelicales y sus atributos. Estos seres (serafines, querubines, ángeles, arcángeles) han sido representados con frecuencia tanto en América como en Europa.
En los Andes ciertos trajes han sido adaptados a los atuendos locales con gran profusión de encajes y colores brillantes que dan a estas series un aspecto original. Una de las mayores escuelas de este arte andino está en la iglesia de Calamarca, de estilo renacentista.
En la otra parte de la presentación, la artista buscó interpretar, también en forma libre, lo puro de la cultura ancestral del país.
El cosmos y la naturaleza son parte integrante de la vida cotidiana de los andinos: El Sol, la Tierra, las estrellas, la luz, el rayo, el trueno, el arco iris, el agua; además de narraciones e historias ideadas para dar respuesta a la creación del universo.
La cosmovisión está ligada a la cosmografía o descripción del cosmos, correspondiente al cielo del hemisferio austral, cuyo eje visual y simbólico lo marca la constelación de la Cruz del Sur, denominada Cruz Cuadrada (Chakana, en voces de las milenarias culturas andinas), que representa la unión como centro del mundo donde el Wiracocha, o imagen de un ser supremo, es el ordenador y creador del cosmos.
Jalq’a es una pequeña población ubicada en Chuquisaca, al sur del país, donde se encuentran textiles autóctonos considerados entre los más hermosos y puros de la región andina, y de los pocos que han conservado su identidad propia y son estos tejidos los que Wilde explora con su paleta llena de colores.


Este conjunto de dos espacios y periodos trasciende en forma de interpretación libre a los lienzos de la presente obra, que a través de formas y ritmos pictóricos se desliza en la búsqueda de entender pensamientos y sentimientos.
La exposición de la artista boliviana, la segunda que realiza en Rusia, tuvo contornos especiales en Moscú, pues se presentó conjuntamente con una magnífica interpretación de música nacional a cargo del grupo Kirkincho, compuesto por músicos rusos conocedores y admiradores de las expresiones musicales bolivianas.
El evento contó con la presencia de las altas autoridades de la Alcaldía de Moscú, que auspició la presentación de la obra y una nutrida presencia del cuerpo diplomático en la cpaital rusa, especialmente invitado por el embajador boliviano en Rusia, Sergio Sánchez Ballivián. Asistieron a la presentación artistas y críticos que gustaron de la muestra.

Nenhum comentário: