quinta-feira, 11 de junho de 2009

Martin Scorsese: "Estou aprendendo algo sobre cine argentino"




O diretor de "Taxi Driver" e "Toro salvaje" foi mentor da cineasta Celina Murga, que hoje estréia sua película "Una semana solos". O mítico realizador falou com o jornal El "Clarín" acerca de quem foram seus guías e influências, sobre sua paixão pela história do cinema e de su admiração pelo trabalho de Murga.
Por: Diego Lerer
1

"Shine a light", última película del director de Buenos muchachos junto a Los Rolling Stones.

Martin Scorsese no necesita presentación. Uno de los cineastas más admirados de todos los tiempos, realizador de clásicos como Taxi Driver, Toro salvaje, Buenos muchachos y la ganadora del Oscar Los infiltrados, Scorsese eligió a la cineasta argentina Celina Murga en el marco de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos. Gracias a eso, la realizadora de Ana y los otros compartió con el director el rodaje de su filme Shutter Island. Con motivo del estreno de Una semana solos, segundo filme de Murga, el director de Casino se hizo un rato en su apretada agenda para responder las preguntas de Clarín sobre sus películas, sus mentores e influencias, y su pasión por la historia del cine.



Siempre menciona a John Cassavetes como su maestro. ¿Cuán importante fue para su carrera y qué aprendió de él?

John me dio un ejemplo muy importante en dos momentos cruciales. El primero fue mucho antes de conocernos, cuando vi Sombras por primera vez, la única vez, porque la impresión que me causó fue tan indeleble que siempre quise conservar la experiencia de esa primera vez. Sombras me demostró que no había excusas, que podías agarrar una cámara y trabajar a partir de tu experiencia, y que si respetabas tu propia verdad, podías comunicarla en un filme, más allá de las limitaciones. Sombras estaba llena de errores técnicos, pero no importaba. Nos mostró que no era fácil, porque ser honesto con vos y con la vida que te rodea es difícil, no es amable. Pero también nos mostró que no era imposible, que hacer cine estaba a nuestro alcance.



¿Cómo se conocieron?

Muchos años después, a través de nuestro amigo en común Jay Cocks. John vio mi primera película (¿Quién golpea a mi puerta?) y le gustó lo que traté de hacer; pero cuando vio mi segunda, Boxcar Bertha, fue brutalmente honesto. Me dijo: "Hiciste un buen trabajo, pero pasaste un año de tu vida haciendo un pedazo de basura. Ahora andá y filmá algo que tengas ganas de filmar, algo que necesites filmar". Y así salió el guión que se convirtió en Calles salvajes. Lo que hay que entender es que John no era crítico sólo por el hecho de serlo. Hablaba desde la urgencia. Había pasado por el sistema de estudios pensando que así podría hacer películas que lo iban a satisfacer a él y a ellos al mismo tiempo, y se dio cuenta de que no podía. Y reconoció que para mí, entonces, era lo mismo. Me comunicó la urgencia de la situación y me habló a mí y para mí al mismo tiempo.



Además de John debió haber habido otros maestros en su vida, no sólo en cine...

La vida de todos está llena de mentores. Y esas enseñanzas pueden venir de las formas más raras. En mi caso empieza por mis padres, Charles y Catherine. Con mi tía Fanny, que falleció recientemente. Mi tío Joe. Y luego el Padre Francis Principe, a quien conocí a los doce años. Y luego, a la distancia, Elia Kazan fue una clase de mentor diferente. El lo sabía y yo también, pero nunca hablamos del tema. Y eso sigue toda la vida. Ahora aprendo de mi hija Francesa, cuando miro el mundo a través de sus ojos.



¿Porqué eligió a Murga como "discípula"? ¿Qué es lo que vio en su trabajo?

Cuando vi Ana y los otros y luego Una semana solos, lo supe enseguida: aquí hay un cineasta de verdad. ¿Cómo lo supe? El cine es algo que parece natural en ella. Cuando alguien tiene un sentido de la vida dentro del cuadro, del movimiento, de la distancia, y cuando saben cómo dirigir tu mirada a través del material, entonces sabés que hay un cineasta allí. Lo podés notar en las películas de Celina desde la primera imagen.



¿Y cómo fue tenerla a Celina en el set?

Me encantó estar con ella porque tiene pasión por el cine, es algo que compartimos. Y además es alguien que sabe estar presente y eso es algo que aprecio y valoro.



¿Piensa que se aprende más viendo trabajar a un cineasta o viendo sus filmes?

Lo que se aprende de ver a cineastas trabajando es una cosa, y supongo que siempre tiene que ver con el hecho de que cada uno tiene su propia forma de trabajar. Ver los filmes es otra cosa. ¿Cómo hizo King Vidor para lograr esa extraordinaria toma de los rascacielos a través de la ventana de la ambulancia en El manantial? ¿Por qué tiene un efecto emocional tan profundo y visceral? La ví muchas veces y me doy cuenta de que tiene que ver con el lugar que tiene en la historia, el hecho de que es la visión de un hombre que está muriendo, que es una sorpresa, que engancha con el tema de la película, que el ángulo es importante, que la Cruz Roja está en el centro del cuadro y que es importante porque es casi el emblema de un credo, de un credo de vida, en este caso del poder de la arquitectura. Ves algo, te afecta, y lo volvés a mirar para ver cómo se hizo. Y mirás la misma imagen años después, en un momento diferente de tu vida, y te atrapa por razones diferentes. Es algo con lo que vivís, se convierte en parte de tu existencia. Uno cambia y también cambian las películas.



Usted es un realizador y a la vez historiador del cine. ¿Nunca tiene la impresión de que tanta información e influencias pueden ser un poco paralizantes?

El término influencia ha sido mal usado. Podés tener grandes sensaciones sobre todo tipo de películas y cargar con miles de imágenes en tu cabeza, pero cuando empezás a trabajar estás solo. En un sentido no lo estás porque tenés colaboradores de los que podés depender y eso es invalorable. Pero, en otro, si querés ser fiel a algo que sentiste en el material, está en vos y sólo en vos. La parte de la influencia viene cuando estás preparando, o ni siquiera eso, sino mirando escenas y películas porque son parte del vocabulario cinematográfico que tenés en mente para una historia en particular. Pero no es realmente una cuestión de influencia.



¿Existen películas que lo hagan pensar: "desearía haberla hecho yo"?

Hay tantas películas geniales e inspiradoras. Mis cinco favoritas son El Ciudadano, Más corazón que odio, Las zapatillas rojas, Ocho y medio y El Gatopardo. Hay veces en que tenido una sensación de envidia viéndolas y hay momentos en que pensé podría parar ahora porque, ¿para qué intentar hacer otra cosa? ¡Está todo acá! Y hay otras veces en las que me siento a verlas agradecido de que esos filmes existan y me siento un privilegiado por haberlos visto.



¿Hay algún cineasta de la historia que lo haga sentir "impotente", sentir que nunca podrá hacer lo que él hizo?

Bueno, no sé si quiero hacer lo que otro ya hizo... Pero sí que hay ciertos cineastas que me maravillan. Powell y Pressburger, Hitchcock, Fritz Lang, Welles, Godard, Kubrick, Bertolucci. Ves su obra y es inspiradora. Y también puede ser atemorizante. Pero eso es parte de la vida. Es como Beckett: No puedo seguir... Voy a seguir. Ves algo que te hace pensar, bueno, eso fue tan genial que la vida podría parar ahora. Pero no. Siempre hay más cosas para ver y hacer.



Los cineastas norteamericanos parecen estar sólo interesados en su propio cine. ¿Qué piensa que se están perdiendo del cine del mundo?

Es cierto, pero también hay muchos con una apreciación más amplia del cine del mundo. Muchos cineastas que conozco ven películas de todos los lugares y épocas. Parafraseando a Peter Bogdanovich, "no hay películas extranjeras: solo películas que vi y películas que no vi".



Si tuviera que elegir cineastas del mundo que usted piensa que merecen ser más conocidos, ¿cuáles elegiría?

Hay muchísimos cineastas talentosos cuyo trabajo merece más exposición: Souleymane Cissé, de Mali; Tian Zhuang-zhuang y Jia Zhang-ke, de China; Celina y Lucrecia Martel, de Argentina; Carlos Reygadas, de México; Hong Sang-soo, de Corea del Sur, Apichatpong Weerasetakhul, de Tailandia. Y podría seguir y seguir...



La Argentina tiene una larga tradición de cine. ¿Conoce algo de ella?

Estoy aprendiendo sobre cine argentino. Conocía algunas películas de Leopoldo Torre Nilsson, pero Celina me ha mostrado filmes de Leonardo Favio y Kent (Jones) me ha hablado acerca de otros cineastas cuyo trabajo me gustaría ver. Siempre es excitante porque hay muchísimo para descubrir.



¿Cuán importante fue finalmente ganar el Oscar después de todos estos años?

Pongámoslo de esta manera: no fue algo intrascendente. Pero a la mañana siguiente recuerdo haberme dicho a mí mismo, OK, ¿cuando podemos volver a trabajar?

Nenhum comentário: