segunda-feira, 29 de novembro de 2010

La comunicación indecente

Reproduzido de miradas al sur argentina clique no título e leia mais
Año 3. Edición número 132. Domingo 28 de noviembre de 2010
Por Jimena Arnolfi
jarnolfi@miradasalsur.com
“Nadie puede pensar que el que va a saltar frenéticamente a la hora del Prende y Apaga está participando en tanto ciudadano.” || Sergio Lapegüe es el amigo que aliviana la tragedia marca TN, sin dejar de reproducirla.
OTRAS NOTAS

Los medios y la participación popular
–¿Por qué no aparece la participación popular en los medios de comunicación?
L. Luchessi: “La distancia entre periodista y audiencia comienza a acercarse”
Para Lila Luchessi, coordinadora de la Licenciatura en Comunicación Social (Unrn) e investigadora de la UBA, las herramientas digitales que permitieron ampliar las voces y fuentes informativas, lograrán adecuar al periodismo a los nuevos tiempos.
Los correos de lectores en el siglo XXI
Entre los múltiples aspectos culturales y sociales sobre los que se ha extendido internet, uno de los más importantes es su función de soporte de medios informativos. Lo que trajo aparejado rotundos cambios de hábito, de lectura y de producción informativa.
Cada vez son más quienes leen diarios digitales o las versiones virtuales de los diarios de papel y, junto al incremento de novedades tecnológicas multimediáticas, entre los lectores se ha instalado firmemente la costumbre de comentar u opinar al respecto de las publicaciones.
La fidelización de una marca
Los medios tienen una participación en el conflicto social. Hoy, su rol en ese conflicto es bastante descarnado y directo. Es interesante porque empieza a poner blanco sobre negro quién es quién, y pone a las lectorías –yo no les daría rango de ciudadanos porque a mí me parece que equiparar el rol de una empresa mediática con el del Estado no corresponde– en un lugar de mayor claridad para elegir con quién se quieren informar y a quién creerle, o si se quieren informar con alguno al que no le terminan de creer, pero por fidelización de marca o de otro tipo de criterios lo siguen eligiendo.
200 años de periodismo. El periodismo, de mal en mejor
La primera década del siglo XXI encontró a la actividad periodística en una profunda crisis. No pocos periodistas deben desarrollar su tarea en un ambiente de suma precariedad, con salarios y condiciones de trabajo que no son los adecuados para desarrollar productos de calidad. Lo vemos a diario: incluso figuras reconocidas del ambiente periodístico, con responsabilidades importantes en medios de comunicación, multiplican su tarea en múltiples formatos, medios y programas. ¿En todos esos ámbitos apuntan a desarrollar trabajos de excelencia?
200 años de periodismo. Los medios como los nuevos actores políticos
Hubo una época en la que el periodismo argentino se expresaba con franqueza y nadie se equivocaba sobre las opiniones del diario del que se trataba.
La falacia de la participación popular en los medios masivos. Los mecanismos para lograr la fidelización de la audiencia y renovar el contrato con el público
“Una comunicación indecente (es decir, desprovista de valor intelectual, de decencia, de cultura) y manipulada (es decir, engañosa, bajo las múltiples formas que pueden inducir al error a aquellos que la reciben) priva a la población de medios intelectuales para defenderse. Un país no se puede considerar una democracia si una gran mayoría de su población está sometida a una comunicación manipulada y a una información fundamentalmente falsa.”
Giulietto ChiesaPodés participar de la encuesta en el portal del diario. Podés mandar tu video para denunciar el robo en la esquina de tu casa. Podés mandar un mensajito de texto para que aparezca en la parte inferior de la pantalla mientras habla el monigote de traje. Podés prender y apagar la luz desde Trenque Lauquen para que el amigo Lapegüe le sonría a la cámara descrispadamente.
Todos esos espacios perfectamente delimitados y acotados a un formato estricto son los que constituyen la “participación popular”. Falacia. Nadie puede pensar que el que va a saltar frenéticamente a la hora del Prende y Apaga está participando en tanto ciudadano. Se trata de incorporar esa “participación” para lograr esa idea de “la gente está con nosotros”. Visible en las tácticas del Grupo Clarín por su dinámica de partido político.
El plan es mostrar a los subalternos a su antojo y proveerles de una herramienta para lograr la actitud de denuncia de las clases populares sobre sí mismas. El ejemplo más claro es TN y la gente, una herramienta para que produzcan contenidos los corresponsales amateurs y la pantalla se llene de denuncias de tinte barrial. El proyecto devino en álbum social desde donde compartir un bautismo o un parto en plena vía pública. Se podría inferir que el que manda el video a TN es el que después pincha con la tachuela la zona del delito en el Mapa de la Inseguridad. “En el caso de la denuncia de un hecho delictivo a lo mejor se trate de un resabio de la necesidad de los medios para que la Justicia opere, una de las mayores discusiones de los ’90. Como la Justicia no operaba, los medios demostraban mayor efectividad. En el caso de prender y apagar la luz es el chiste de Capusotto, es eso de ‘está muy bueno el programa’, se trata del contacto por el contacto mismo”, dice la socióloga Lila Luchessi.
Se construye la idea de “la gente” como entelequia, lo que “la gente” quiere ver, lo que “la gente” se pregunta en la calle, etcétera. En ese portal de noticias –cuyo slogan es “Ya sos parte de TN”– lo que más le interesa a “la gente”, lo que más vio “la gente” son los videos que llevan por título Lluvia de balas, A Moria se le salió la peluca y Luismi está más lindo que nunca. Esto porque hicieron click y votaron y comentaron. Participación popular que es falacia otra vez. Los medios cooptando y vaciando de contenido la participación popular.

Nenhum comentário: