domingo, 15 de agosto de 2010

Publican un diario inédito del viaje de Bioy Casares a Brasil

by REVISTA Ñ
Publican un diario inédito del viaje de Bioy Casares a Brasil
El escritor recorrió San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia, en 1960. El libro "Unos días en Brasil" sale el próximo mes. También hizo fotos.
Por: Madrid
ATENTO. Bioy Casares documentó el recorrido que hizo con un grupo convocado por el Pen Club.
AnteriorSiguiente

1 de 1

"Ahora estoy bastante solo en el mundo porque no tengo ni mi hija ni mi mujer, entonces escribo diarios de viaje", decía Adolfo Bioy Casares en una entrevista, en 1997.

Decía la verdad, seguro, el autor de La invención de Morel. Pero también, seguro, mentía un poquito: venía escribiendo diarios de viajes desde mucho tiempo antes.

El mes que viene se publicará, en Argentina y en España, Unos días en el Brasil (Diario de viaje) : un texto en el que Adolfo Bioy Casares cuenta sus impresiones del recorrido que hizo, en 1960, invitado por el PEN Club.

No en vano, en el epílogo de este libro, el editor Michel Lafón se pregunta: "¿Y si Bioy fuera el mayor diarista del contiente? Es una idea fundada la de Lafon: Adolfo Bioy Casares es el mismo hombre que apuntó con minuciosidad durante años sus conversaciones con Jorge Luis Borges y después las publicó en Borges, ese libro enorme (1700 páginas) en las que no se salva nadie, ni siquiera el querido amigo Borges. El que escribió los relatos íntimos que se publicaron en sus Memorias (1994) y Descanso de caminantes (2001).

En fin, esta vez se trata de un volumen de unas cien páginas que saldrá el mes que viene. En nuestro país, lo publica la editorial La Compañía y en España, Páginas de Espuma. En España, además del libro, la Galería Guayasamín de Casa de América hará una exposición con las fotos que tomó Bioy durante ese viaje.

Como siempre, Bioy cruza en Unos días..

. lo que ve, lo que le pasa, lo que piensa de lo que aparece delante de sus ojos. Esta vez, lo que pasa en Río de Janeiro, San Pablo y una Brasilia que se estaba recién inaugurando.

De esa experiencia, textos y fotos, Bioy Casares hizo una pequeña edición de doscientos ejemplares que repartió entre la familia y los amigos, según contó Juan Casamayor, editor de Páginas de Espuma.

Como era un viaje del PEN Club, con él había otros autores, entre ellos Alberto Moravia o Graham Green. Parte de las anécdotas cotidianas de ese viaje incluye a estos personajes. Otros aspectos son la descripción de los ambientes que recorren o la decepción de Bioy ante Brasilia.

Lafon, el editor, dijo que no sabe por qué Bioy aceptó la invitación: "No tiene nada que decirles a los otros invitados, rechaza las amistades obligadas y los ejercicios impuestos, odia la retórica vacía, no quiere hablar en público", contó.

Quizás la respuesta esté en esa entrevista que Tomás Barna le hizo en 1997: "La aspiración es que el viaje exterior sea un viaje interior y se enriquezca con las reflexiones o con lo que valga de esa persona que está escribiéndolo".

Así fue como, se dice que dando alguna excusa, en 1967, Bioy Casares se lanzó a otro viaje: esta vez fue solo y anduvo por Europa en un auto alquilado.

Llevaba ­era un escritor­ un cuaderno en el que un cuaderno en el que iba registrando lo que le pasaba. Las cartas que les mandó entonces a su esposa, Silvina Ocampo, y su hija Marta, conformaron el libro En viaje.

Cien páginas, reflexiones, observaciones, fotos. Así es lo "nuevo" de Bioy, que está a punto de salir del horno.

Se espera, del Bioy que mira Brasil, algo de asombro y algo de desconcierto. Por lo menos será así si se atiende a las palabras que él mismo escribió en Descanso de caminante : "Es bien sabido que el viajero cuando llega a tan lejanas regiones, no sabe donde está y padece de una extraña confusión que lo mueve a reconocer, a recordar parajes que nunca ha visto. Con valerosa frivolidad afirma entonces "por aquí he pasado".

Nenhum comentário: